Traigo un justificante

En honor a la verdad, cuando llamé a mi madre y le pregunté que es lo que pondría si tuviese que hacerme un justificante (a mi edad), ella tiró de su clásico…

-Dí que tu abuela no se encuentra bien*

A lo que le dije:

Mamá por Dios que no tengo que mentir

Y a ella le salió la practicidad:

-Pues pon la verdad y haces un garabato.

Así que le voy a hacer casito:

Tengo faena payos, faena que me hace muy feliz porque no tiene nada que que ver con los trapos (que eso ya lo hago cada día) y que me mola bastante, a saber:

-El proyecto bautizado como “si me lo dicen no me lo creo”:

-El proyecto bautizado como “nave nodriza”

-El proyecto bautizado como “dj residente”

Como soy de género supersticioso iré informando de mis avances a través de los instagrams según vayan viendo la luz. Por lo pronto os digo como he bautizado los diferentes proyectos en mi interior. Pero teniendo en cuenta que me he llevado alguna colleja laboral por mi manera de bautizar las prendas en la faena….no me hagáis mucho caso con los nombres (que aún me acuerdo del jefe que me dijo “que sea la última vez que un pantalón se llama Tino Casal”)

Así que se hace saber que Casa Lolo se quedará felizmente en stand by las próximas semanas.

Nos vemos aquí y aquí ;)

(que calladita no voy a estar vamos)

 

 

*El justificante “dí que tu abuela está mala” fue un clásico durante mi infancia, mi abuela según mi madre se encontraba mal en Semana Santa. Misteriosamente el mal le aparecía sobre el viernes de dolores y le desaparecía el domingo de resurrección. Porque a mi madre que en Barcelona fuese fiesta el lunes de pascua le venía muy bien, pero si las fechas no le cuadraban mucho nos daba unos justificantes que yo entregaba en aquellos momentos un poco así y que a día de hoy me llenan de orgullo y satisfacción.

Ojo cuidado que mi madre me justificaba con todo su papo unas vacaciones cuando a ella le venía bien

(por cierto, mi abuela sigue sana como una manzana)

 

 

¿Quieres recibir el contenido calentito calentito mix en tu bandeja de entrada?

Pasa y ponte cómodo :)


 

 

4 comentarios

  1. Víto García
    5 mayo, 2016

    Reconozco que a mí me da un pequeño escalofrío de placer cuando salgo de un examen unediano y todos mis compis piden al tribunal un justificante para sus trabajos, mientras yo digo un “No, no: yo no necesito justificante de nada. Soy el puto amo de mi empresa”. Cosa que es mentira, pero que ellos; obviamente; no saben.

    En cuanto a los “cambios” u “ocurrencias” de nombres, mis compañeros topógrafos son los reyes a la hora de clasificar las bases de replanteo. Ejemplos: “Base-Perromuerto; Base-Chuta; Base-Mierda 1, Mierda 2, etc.

    Nos iremos viendo por las distintas redes sociales.

    Un abrazo, buen jueves y ánimos con todo!

    Responder
    • Casa Lolo
      5 mayo, 2016

      jajajajajaj, me parto con los nombres de los topográfos!
      Base Mierda 1 y Mierda 2 me han conquistado mucho (están al nivel de llamar a una operación de narcotráfico “operación Nécora”)

      nos vemos en las redes Vito!

      Responder
  2. LaPerez
    5 mayo, 2016

    P-TINO, P-CASAL, ja,ja,ja!!! Q risas!

    Responder
    • Casa Lolo
      5 mayo, 2016

      Me estoy acordando del momento pillada y del tono politono “que sea la última vez…”
      Ay que risas paya

      Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *